Serna y Martínez-Cachá: “La pandemia le ha sentado tan bien al sector agro que ha demostrado que es imprescindible”

Entrevista publicada en MurciaDiario.

Los impulsores de la nueva consultora consideran que “la comunicación es un buen antídoto ante la falta de ferias y congresos para hacer negocios.

Hace pocos días, Rubén Juan Serna y Adela Martínez-Cachá anunciaban un nuevo proyecto profesional: el nacimiento de la consultora BIA3, que ofrecerá servicios de comunicación, estrategia e implantación de tecnología a todas las empresas, pero especializándose en el sector agro. Los fundadores del proyecto trazan en MURCIADIARIO las que serán sus líneas de actuación en esta nueva aventura:¿Qué es BIA3?

BIA3 es una consultora especializada en la comunicación, marketing y digitalización de empresas del sector agroalimentario. Nuestro objetivo es poner voz y luz a un trabajo muy poco conocido y sin embargo imprescindible. Que se conozca el funcionamiento de las fábricas que abastecen de alimentos sanos y saludables el mundo es una tarea fundamental.


¿Qué servicios ofrecen y a qué tipo de empresas va dirigida?

Ofrecemos servicios de consultoría y optimización, gabinete de prensa, marketing, posicionamiento, branding, plan de comunicación, timing y estrategia de RSC. Las áreas de especialización van desde el diseño gráfico y la gráfica interactiva al desarrollo web, pasando por el social media, la creatividad más disruptiva, la comunicación y la producción audiovisual. BIA3 construye marcas, afianza el posicionamiento, y crea una narrativa emocional y sólida para las empresas del sector agroalimentario. Nos dirijimos especialmente a empresas del sector agroalimentario a nivel nacional.


¿Se trata de una agencia de comunicación o abordarán proyectos que van más allá de lo que habitualmente son las líneas de trabajo de estas empresas?

Es una consultora y hay un equipo multidisciplinar en el que también hay ingenieros preparados para abordar la digitalización del sector que es un aspecto básico. Queremos abordar aquellas cuestiones que hoy preocupan y ocupan a las empresas.

Para la creación de esta sociedad se han asociado dos personas. ¿Qué puede aportar una persona como Adela Martínez Cachá a esta empresa?

Su formación como Doctora Ingeniera Agrónoma junto a su experiencia en docencia e investigación en el Departamento de Tecnología de Alimentos de la UCAM y por supuesto su experiencia en gestión pública suponen valores a tener en cuenta.


¿Y qué aporta Rubén Juan Serna?

Su experiencia como periodista, y como director de su propia agencia de comunicación, Bien Dicho, durante los últimos años, con una cartera de clientes importantes y de distintos campos son un importante bagaje que aportar a BIA3.


¿Cree que la comunicación es la asignatura pendiente de las empresas del sector agrario?

Es una asignatura pendiente. Se trata de un sector en el que se ha trabajado mucho y bien para innovar, para producir de una manera sostenible para cumplir con los más exigentes estándares de calidad pero ha sido tal el esfuerzo que no se han parado a planificar una estrategia de comunicación y están continuamente sometidos a ataques a nuestro juicio injustificados y generalizando comportamientos que son situaciones no deseables pero puntuales. Demasiadas amenazas ante las que una comunicación veraz y eficiente es el único arma.


La comunicación es todo un reto para empresas de este sector, pues la mayor parte de su clientela está en otras comunidades autónomas o directamente en el extranjero. ¿Se han preparado para ello? ¿Cómo condiciona esto una estrategia de comunicación?

Estamos preparados para crecer tanto en equipo humano como en nuestra capacidad de prestar servicios en lugares distintos. Conocemos el sector, somos conscientes de sus fortalezas y debilidades y debemos adaptarnos a cada cliente porque las circunstancias son muy diferentes en función del mercado al que se dirigen, del producto que trabajan o de sus objetivos y por supuesto del punto de partida. Se trata de un sector al que la pandemia ha dado una visibilidad que ya debían haber conseguido como sector esencial pero que la sociedad ha empezado a identificar como tal. Los consumidores demandan más que nunca alimentos sanos y de calidad y este sector sabe producirlos.

Hablando de comunicación corporativa, ¿Creen que las tendencias están cambiando o se sigue rigiendo por los viejos cánones?

Todo está cambiando, desde los canales hasta los mensajes a lanzar. Los ritmos se van acelerando y la información requiere la creación de contenidos con mucha celeridad. En esto las empresas también se ven afectadas. Antes se diseñaban campañas a largo plazo y que duraban en ocasiones años. Hoy en día las empresas deben estar preparadas 24 horas al día, 365 días al año, para reaccionar en caso de amenazas, crisis, o acciones de la competencia. Por ello es bueno que los empresarios del sector comiencen a confiar en el asesoramiento de profesionales de la comunicación.


El año 2020 ha sido totalmente anómalo para toda la economía murciana y también para el sector, que ha sido un oasis entre la ruina generalizada, ¿Cómo prevén que será este recién inaugurado 2021?

La pandemia le ha sentado bien al sector agrario que, entre otras cosas, se ha demostrado imprescindible. Así, la renta agraria, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha alcanzado en España los 29.093 millones de euros en 2020, lo que supone un incremento del 4,3% con respecto a 2019.

Una vez más el sector demuestra su solidez y su capacidad de amortiguar la crisis como ya lo hizo en 2008. Pero hay diferencias en esta ocasión. Cuando se decretó en marzo el estado de alarma se les clasificó como sector esencial y la sociedad fue consciente de que el campo no paraba para que los lineales de los supermercados siguieran llenos día a día. Aplaudimos a nuestros agricultores y ganaderos y de la noche a la mañana se convirtieron en héroes. Ellos han asumido los costes que garantizaban el cuidado de sus trabajadores para no dejar de trabajar y sin embargo al principio de esta campaña volvían a tener problemas con los precios. Cada campaña es diferente y hay muchos factores externos que pueden ser determinantes e inclinarla en uno u otro sentido.

Buena parte de la estrategia de marketing y comunicación de las empresas del sector agrícola venía marcada por las ferias y Congresos que han dejado de celebrarse en el año 2020. ¿Es la comunicación un buen antídoto contra la falta de estos eventos para seguir haciendo negocio?

Sin duda la asistencia a Fruit Atraction y a Fruit Logistica eran dos hitos fundamentales dónde nadie fallaba y eran puntos de encuentro con clientes, se aprovechaba para planificar la campaña y la situación ha cambiado radicalmente. Se trata de un sector con una capacidad de adaptación a situaciones nuevas impresionante. La comunicación es un buen antídoto frente a esa ausencia de Ferias y momentos de encuentro físico con los clientes. Es importante dar a conocer las novedades tanto en términos de nuevo material vegetal como nuevas estrategias o movimientos que han dejado para determinadas empresas una posición diferente formando parte de grupos de inversión que están cambiando objetivos y prioridades.